Abogados especializados en indemnizaciones por accidentes de tráfico.

Para obtener una indemnización tras un accidente de tráfico deben seguirse una serie de pasos. La reclamación puede ser un proceso complejo si no se tiene experiencia y no se cuenta con un abogado especializado en seguros.

Nuestro despacho, sin compromiso ni coste alguno para usted, estudiará su póliza de forma gratuita y les informará si pueden designar libremente abogado y si  su aseguradora debe pagar sus honorarios. También le informaremos de la viabilidad de su reclamación.

Es importante contar con un abogado especializado en seguros, que le guíe desde el principio en el proceso de recopilación de documentación e informes y que vigile que un error en esos primeros pasos no eche a perder la negociación con la aseguradora.

Le advertirá si la oferta de la compañía es demasiado baja, y en caso de que la negociación no llegue a buen fin preparará la reclamación judicial.

Para obtener la mayor indemnización posible será necesaria en la mayoría de casos en los que la siguiente documentación:

-Atestado o parte amistoso.

-Datos de testigos

-Documentación e informes médicos

-Informes periciales, valoraciones, presupuestos de reparación del vehículo y facturas. de los objetos dañados en el accidente.

-Facturas que acrediten otros gastos adicionales que traigan causa del accidente, como medicamentos, prótesis o derivados de desplazamientos.

Dependiendo de la gravedad del accidente y sus circunstancias los conceptos y cuantía de la indemnización variaran. Son indemnizables los daños en la salud, tanto físicos como psicológicos, los gastos sanitarios, los daños en el vehículo y de cualquier otro bien que tenga como causa el accidente. Del mismo modo el lucro cesante. En caso de fallecimiento del perjudicado tendrán derecho a ser indemnizados sus familiares.

La principal norma para calcular la indemnización que correspondería al accidentado es el baremo de accidentes de tráfico, que se actualiza periódicamente.

Los conceptos en los que surgen más discrepancias entre aseguradora y perjudicado son los relativos a la valoración y reparación del vehículo, a la cuantificación de la indemnización por fallecimiento y las lesiones e idoneidad del tratamiento  médico recibido, y si este debe ser más extenso, ya que las aseguradoras intentan limitarlos por su coste económico a lo que a su juicio es indispensable.

En relación al vehículo debería restituirse íntegramente, es decir ser repuesto a la situación anterior al accidente a costa del responsable del accidente y su aseguradora.

Pero normalmente en la práctica muchas veces las aseguradoras no se hacen cargo de la reparación y ofrecen el valor venal del mismo. Dicho valor es precio de venta del vehículo siniestrado justo antes del accidente. Si ese valor es inferior al de la reparación las compañías declararan siniestro total el vehículo y se negaran a repararlo. En esos supuestos si la oferta inicial de la aseguradora es muy baja será más que recomendable el asesoramiento por abogados especializados en indemnizaciones por accidentes de tráfico para evaluar las mejores opciones, ya que el valor del vehículo puede ser muy superior al reflejado en la oferta de la aseguradora y que merezca la pena su reparación o se consiga una cifra más alta por este concepto negociando con la aseguradora o reclamando en el juzgado.

También es crítica la cuestión relativa a los tratamientos médicos. Es importante estar bien asesorado y prevenir un alta que puede ser precipitada por parte de la aseguradora y poder acogerse a otras opciones gratuitas. Además, debe estarse atento a que se practican todas las pruebas diagnósticas y tratamientos precisos. Si el paciente opta por la sanidad privada, deberá estarse alerta para reclamar todos los pagos que pudiese haber anticipado el perjudicado.

Esta cuestión puede ser muy compleja ya que la seguridad social presta tratamiento de urgencia y se hace cargo de los lesionados de mayor gravedad, pero en muchos supuestos cuando las lesiones son de menor entidad son las propias aseguradoras las que deben hacerse cargo de los tratamientos médicos y rehabilitadores.

En consecuencia, cuanto antes se produzca el alta, menor será el coste del tratamiento para la aseguradora y la indemnización a abonar por los días de recuperación. Siempre que sea posible es aconsejable en esos supuestos acudir a centros médicos concertados o privados para después repercutir los gastos a las compañías.

Relacionado con la cuestión anterior está también la cuantificación de las indemnizaciones a percibir por fallecimiento, lesiones permanentes y lesiones temporales. Es decir, el periodo que tarda el accidento en recuperarse). La cuantificación de la suma a percibir suele ser muy baja en las primeras ofertas de las compañías y pueden obtenerse sumas muy superiores vía negociación o reclamando ante la justicia.

Existen otras cuestiones que suelen generar discrepancias entra las compañías de seguros y los perjudicados por un accidente de tráfico, pero nos hemos referido muy brevemente a las más habituales.

En caso de que a través de la negociación la cuantía ofrecida por la aseguradora siga siendo demasiado baja, el procedimiento a seguir por los perjudicados en un accidente de tráfico se encuentra regulado en el Real Decreto Legislativo 8/2004 de 29 de octubre.

En las reclamaciones de indemnizaciones por accidentes de tráfico hay que tener en cuenta que el plazo para reclamar es de un año.

Hecha la reclamación la compañía de seguros, en el plazo de tres meses, contestara con una oferta motivada o rechazando cualquier obligación de abonar una indemnización.

Si la oferta motivada se considera insuficiente, por el perjudicado se solicitará una prueba pericial médica al Instituto de Medicina legal que deberá costear la aseguradora. En caso de estimarse conveniente puede el perjudicado solicitar informes adicionales, pero estos serían a su cargo.

Emitido el informe por el médico adscrito al Instituto de Medicina Legal, la aseguradora dispondrá de un mes para comunicar una respuesta motivada

Si la oferta sigue siendo insuficiente, podrá acudirse a un procedimiento de mediación o directamente a la vía judicial. El ahorro para las compañías de seguros siguiendo una estrategia de ofertas a la baja es notable ya que muchas víctimas de accidentes de tráfico no acuden a abogados especializados y evitan a ir a juicio porque piensan que es demasiado complejo el proceso para reclamar una indemnización más justa.

Consejos finales.

Si bien una vez contrate a su abogado, este tendrá la obligación de guiarle y asesorarle en todos los trámites necesarios, nos gustaría recordar los consejos más básicos e importantes relativos a cómo actuar precisamente en los primeros momentos tras el accidente de tráfico.

1-Debe firmarse un parte amistoso antes de abandonar el lugar del accidente, y en caso de que el causante del accidente se de a la fuga o exista desacuerdo acerca de los hechos, solicitar la intervención de los agentes de la autoridad para que redacten un atestado.

2-Es recomendable solicitar los datos de los testigos presenciales y tomar fotografías de los daños de los vehículos.

3-Acudir a un centro médico lo antes posible para recibir tratamiento por las lesiones sufridas. No demorar nunca tras el siniestro la búsqueda de atención médica. La aseguradora puede negarse a hacerse cargo del siniestro en caso de demora en acudir a un centro médico.

4-Notificar a su compañía el siniestro lo antes posible, y siempre dentro del plazo de siete días tras el accidente.

5-Busca un abogado especializado. Tanto si el perjudicado es tanto el conductor como un ocupante, revise su póliza para comprobar que su seguro tiene cobertura y permite la libre designación de abogado (la mayoría ofrecen esta cobertura).

Desde nuestro despacho de abogados, especializados en indemnizaciones por accidentes de tráfico, le informaremos sin compromiso ni coste alguno, estudiaremos su póliza de forma gratuita y les informaremos si su aseguradora debe cubrir los gastos de defensa jurídica total o parcialmente.

Solo cobraremos en caso de que no se cubra íntegramente por su seguro un porcentaje de la indemnización que usted cobre, sin que tenga que adelantar usted cantidad alguna.

Del mismo modo le informaremos de la viabilidad de su reclamación y le asesoramos acerca de sus derechos como víctima de un accidente de tráfico.

Photo by Holden Baxter on Unsplash