Cláusulas abusivas y plazo para reclamar.

Una buena noticia para los consumidores es la reciente sentencia de fecha 23/03/2021, de la Audiencia Provincial de Tenerife, que se suma a las ya existentes en el sentido de declarar que la acción de nulidad de las cláusulas abusivas y devolución de las cantidades indebidamente pagadas por las mismas es imprescriptible.

El Tribunal entiende que las acciones de nulidad son imprescriptibles, y en consecuencia condena a las entidades financieras a la devolución de las cuantías abonadas en exceso en virtud de dichas cláusulas.

Esperamos que próximamente el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ponga fin a esta esta situación de inseguridad jurídica y ratifique este criterio, ya que en la actualidad hay sentencias en las que se resuelve que esta acción de nulidad está sujeta a plazo, y otras en las que se considera imprescriptible.

Desde este despacho de abogados estamos convencidos de que la solución más justa es la recogida en esta sentencia, que se separa del criterio defendido por la banca en los distintos procedimientos, e incluso del sostenido por el propio Ministerio de Consumo, que consideran que la acción de los consumidores para reclamar estaría sujeta a plazos de caducidad o prescripción, que en muchos casos ya habrían transcurrido.

Los abogados de las entidades financieras esgrimen habitualmente que existe un plazo de cuatro años para interponer la demanda de nulidad de la cláusula gastos desde que se firmó la escritura de hipoteca, y que transcurrido dicho plazo ha caducado la acción. También se alega por la banca el plazo de prescripción de cinco años de las acciones personales. No existiendo como puede observarse ni siquiera criterio unificado sobre si estamos ante un plazo de caducidad o prescripción, lo que agudiza más la inseguridad jurídica que sufren los consumidores y beneficia a la banca.

Entendemos que la solución más ajustada a derecho es la que se expone con claridad y precisión en la sentencia nº 59/2018 de la Audiencia Provincial de Logroño de fecha 21/02/2018, en su fundamento de derecho segundo:

La acción que se ejercita en este procedimiento es la acción individual de nulidad de una condición general, que no está sujeta a un plazo de prescripción conforme al artículo 19 de la Ley de Condiciones Generales de la Contratación.  Esta ausencia de plazo de prescripción o de caducidad es coherente con el sistema instaurado por dicha Ley, ya que la declaración de nulidad, según los artículos 9 y 10 de la misma, es la de pleno derecho o absoluta, y no la relativa o anulabilidad sujeta a plazo de caducidad, del artículo 1301 del Código Civil. Se trata de una nulidad parcial de una categoría distinta de las clásicas nulidades totales o absolutas y nulidades relativas o anulabilidades, no sujeta al plazo específico del artículo 1301 CC, previsto para una clase de nulidad que no es la derivada del Derecho de consumo, y que por no preverse en el artículo 19 de la LCGC plazo de prescripción para esta acción, ha de sujetarse al plazo general de 15 años. En este sentido la sentencia de la Audiencia Provincial de Pontevedra de 24 de julio de 2014, señala: “…. Aunque los artículos 8 y 9 de la LCGC remitan a las normas generales de la nulidad contractual, parece que tal remisión no puede hacerse en su totalidad. Las normas generales sobre nulidad contractual parten de la base, en el caso de la nulidad absoluta, de que la acción es imprescriptible y para ella existe una legitimación de cualquier interesado, sin necesidad de que haya sido parte en el contrato -ver por todas STS 06-09-2006 -“.

  1. D) Se rechaza este motivo de recurso, por cuanto que la acción para ejercer el resarcimiento y obtener la devolución de las cantidades entregadas no puede iniciarse su cómputo sino hasta que se declare la nulidad de la cláusula. Hasta ese momento difícilmente podían los actores haber ejercitado con éxito ninguna reclamación. Es cuando se declara la nulidad de la cláusula cuando pueden solicitar la devolución de las cantidades indebidamente pagadas, como consecuencia de esa nulidad, de ahí que en la propia sentencia en la que se declare la nulidad, se produce el resarcimiento en relación con los gastos indebidamente abonados.

En este sentido se hace referencia a SAP Barcelona, de 24 de octubre de 2017, recurso 997/2017, en la que se dispone “…La demandada pone de manifiesto el importante lapso de tiempo transcurrido desde la firma del contrato y pretende la desestimación de la demanda sin entrar en el fondo del asunto, por estar caducada la acción de nulidad que ejercita la actora y/o prescritas las que permiten reclamar los efectos restitutorios derivados de aquella. La imprescriptibilidad de la acción para declarar la nulidad de pleno derecho es una cuestión pacífica en nuestra jurisprudencia. Como señala el Tribunal Supremo en su STS 1080/2008, de 14 de noviembre……..”

Otro aspecto interesante de esta sentencia, es que tiene el mismo criterio que sostenemos muchos abogados, en relación a que se puede solicitar la devolución de las cantidades abonadas de más por cláusulas abusivas, aun cuando el contrato de préstamo se haya cancelado, al ser la acción de nulidad de las cláusulas abusivas imprescriptible.

En todo caso, esperemos que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea fije un criterio definitivo y de por fin seguridad jurídica a los consumidores acerca del plazo en el que pueden solicitar de la banca la devolución de las cantidades abonadas indebidamente por los consumidores en sus préstamos, tanto por cláusulas suelo como por gastos hipotecarios.

Photo by Micheile Henderson on Unsplash